Reto literario LiterUp Nº 03: Salto a la oscuridad

Reto 03 de LiterUp: Imagina que eres un superhéroe con una gran fobia a la oscuridad, escribe un relato de superación.

El edificio comenzaba a derrumbarse.

TP sabía que tenía el tiempo justo para llegar hasta las personas que quedaban en él y sacarlos sanos y salvos. Pero no podía tele-transportarse a todos a la vez, por lo que tendría que seleccionar con cuidado.

Las lentillas de visión térmica que le había fabricado Doc eran la combinación perfecta con su habilidad. Activadas mediante unos parpadeos rápidos, le permitían detectar a las personas en sitios cerrados y así usar su poder para llegar hasta ellos.

Pudo distinguir tres personas juntas en la primera planta y una en la tercera. Decidió que el grupo tenía prioridad. Solo con pensarlo, el portal le envolvió y lo llevo hasta el interior del edificio en décimas de segundo. El grupo estaba formado por una mujer y dos niños pequeños, los cuales lloraban aterrados. La mujer parpadeó asombrada al verle aparecer.

—Vengo a ayudar —dijo él mientras los cascotes caían del techo a causa del derrumbe.

Se acercó a ellos y los abrazó. El portal apareció de nuevo y en una fracción de segundo los cuatro se encontraban en el exterior, alejados del peligro. Antes de que la mujer o los niños pudieran reaccionar, TP se separó de ellos y volvió a desaparecer.

Estaba ahora en la tercera planta, pero algo andaba mal. No había rastro de ninguna persona. Activó las lentillas y comprobó que en la pared de enfrente suya se dibujaba la silueta de un adulto. Extrañado, se acercó mientras el suelo se inclinaba violentamente y apoyó su mano en la pared en la que comenzaba a formarse una grieta en dirección al techo. Un fogonazo de luz lo sorprendió, obligándole a cerrar los ojos. Cuando los abrió de nuevo, todo era oscuridad.

Las piernas le fallaron y cayó al suelo de rodillas. Mirase a donde mirase, la oscuridad le envolvía. Comenzó a temblar y sollozar, aterrado. Su mente no ayudaba. Sus pensamientos se bloqueaban y lo incapacitaban, sin dejarlo reaccionar. Siempre le había dado pánico la oscuridad, desde que tenía memoria, a pesar de no saber porqué.

Por un momento pensó que se desmayaría, presa del pánico. Abrió los ojos, esperando ver algo, pero todo estaba negro y volvió a cerrarlos asustado. Entonces fue cuando sus pensamientos despertaron.

Sin saber cómo, su mente había enlazado la velocidad al cerrar los ojos con el parpadeo, trayéndole el recuerdo de las lentillas de visión térmica, lo que le hizo comenzar a razonar. Si usaba las lentillas, podría guiarse siguiendo algún rastro de calor, como tuberías o cables eléctricos, o al menos, tendría la vista de su propio cuerpo, no sería todo negro.

Abrió los ojos y parpadeó rápidamente para activar las lentillas, pero por algún motivo todo seguía igual.  Levantó sus manos frente a él, buscando con la mirada el calor que estas debían de emitir, pero no podía verlas. Aunque ya daba igual, su mente había logrado centrarse en algo que no fuese la oscuridad que le envolvía.

TP sabía que era de día, que cuando saltó el fogonazo ante él, el sol iluminaba la calle. Su cerebro, antes paralizado por el temor, empezaba a coger ritmo. No había recordado su poder, podía dirigirse a cualquier lado con luz, con solo pensarlo. Ese fue su primer impulso cuando empezó a razonar de nuevo, pero algo le frenó. Algo muy dentro de él le decía que no huyese, que combatiese aquello que más temía.

No sabía por qué tenía ese pánico, pero si tenía claro que solo podría eliminarlo enfrentándose a él. No podría salvar vidas si no era capaz de vencer un miedo como aquél.

Abrió de nuevo los ojos y observó su alrededor. Todo seguía igual, negro, sin nada de luz que le pudiese calmar, pero respiró hondo y comenzó a caminar.

No escuchaba nada, el silencio solo era roto por sus pasos y el latido acelerado de su corazón. Su mente comenzó a relajarse mientras seguía razonando. Si no escuchaba nada es que no había nada que escuchar, por lo que no había nada que temer.

Siguió caminando sin saber cuánto tiempo, pero le pareció que habían pasado varios minutos cuando la oscuridad menguó. Pensó que se trataba de alguna especie de ilusión óptica, creada por su cabeza para salir de allí, pero lo descartó cuando comenzó a distinguir formas en las sombras. Al principio no sabía que eran, no tenían una figura concreta, pero las veía dibujadas en la oscuridad, como si su contorno fuese menos oscuro.

Seguía asustado, pero por algún motivo, el ver aquellas sombras le generaba algo de confianza. La oscuridad iba descendiendo, al igual que el miedo en su mente. Parpadeó de nuevo, intentando hacer funcionar las lentillas y entonces lo vio.

A lo lejos, como recortado sobre la oscuridad, la forma de una figura humana, emitiendo calor. Agachó la vista en busca de sus brazos y allí los encontró, iluminados. Entonces comprendió que la oscuridad solo es peligrosa cuando no ves tu propia luz. Si pierdes la confianza, esa luz se apaga y la oscuridad te absorbe, anulándote.

Su mente se iluminó ante aquella reflexión. Sabía que siempre tuvo miedo de ella, y que siempre lo tendría, de una manera u otra. Pero no permitiría que ese miedo le bloquease y lo incapacitara. Lo usaría para sacar fuerzas, para volverlo en su favor. Usaría la oscuridad para iluminar su mente.

Cuando llegó a la figura humana, la tocó para sacarla de allí y un nuevo destello de luz lo cegó. Parpadeó, dolorido. Su visión térmica se desconectó y sus ojos cegados comenzaron a ver con claridad. Se encontraba frente la pared que había en el edificio que se derrumbaba, en el tercer piso. No entendía que aun siguiese en pie.

Entonces se fijó en la grieta que había visto antes de ser envuelto en oscuridad. Seguía del mismo tamaño que cuando tocó la pared, solo que había empezado a ascender de nuevo. ¿Cómo era posible?

TP se giró buscando si había alguien en peligro mientras los cascotes seguían cayendo y las paredes empezaban a desquebrajarse. Parpadeó y la silueta térmica de una persona en el suelo apareció dibujada tras un montón de escombros.

Abrió el portal y apareció al otro lado de los mismos en una fracción de segundo, donde pudo ver a un anciano en el suelo. Al parecer los escombros le habían golpeado la cabeza y se había desmayado. Lo agarró del brazo justo cuando el suelo inclinado se partía ante el peso de la estructura del edificio. El portal se abrió de nuevo y apareció en una zona alejada, junto a una mujer que abrazaba a sus dos hijos.

Esta vez el asombrado fue él. Era como si el tiempo en aquel rincón negro no hubiese afectado a aquella situación, como si se hubiese detenido mientras él permanecía encerrado.

Unos efectivos sanitarios llegaron junto a ellos y atendieron al hombre que yacía inconsciente en el suelo. Tras ellos el edificio terminó de derrumbarse, quedando reducido a escombros y levantando una gran nube de polvo.

Uno de los médicos levantó la vista hacia el joven.

—Estas personas no hubiesen logrado sobrevivir sin ti —dijo.

TP sonrió.

—Para eso estoy aquí —contestó antes de desaparecer en uno de sus portales.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Reto literario LiterUp Nº 03: Salto a la oscuridad

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

Morada de Relatos

Ciencia ficción, Fantasía y Terror

Danza de Letras

Al son de las palabras

Luna de Hielo

“Creando otros mundos para que este valga la pena, no importa el medio”

inca trail to machupicchu

inca trail to machupicchu, cheap inca trail, machupicchu inca trail, cheap inca trail to machupicchu

Benjamin de jesus

La clave del éxito es ser constante en todo, trabajar mucho y tener FE

COMO SER POETA SIN MORIR

página web de Mero S. Myers

Alescritor

Relatos cortos y proyectos de escritor

Fábulas estelares

De lecturas, lenguajes y naves espaciales

En la orilla de Misly

Amo, luego vivo.

Elia Santos

La vida en Poesía

juanfernandezweb

Conceptos básicos de los seres humanos para la vida, el conocimiento y la voluntad como factores determinantes en la felicidad de los seres humanos.

Glykós Katharsis

Este espacio constituye mi pequeño cosmos y es un fiel reflejo de mí; alberga escritos sobre todo aquello que me gusta, me apasiona, me interesa y me infunde curiosidad. Para leer alguna de mis entradas, selecciona la ''categoría'' que sea de tu preferencia , o bien, echa un vistazo a lo ''más visto'' Todo lo publicado es de mi autoría.

Pensamientos del Artesano

Nunca Pensar Distinto

Apuntes sobre Cine

Crítica de Cine

Laura Morán Iglesias

Página web y blog de Laura Morán, escritora de fantasía y ficción.

Ilusión en proceso de aprendizaje

Así soy, vivo, pienso, siento y escribo...

srtox

Relatos de la actualidad reales , sensuales , intriga y mucho más

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

Bebé a Mordor

Blog de una madre friki que viaja en familia con sus hijos

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

侘・寂

Ficción, no ficción. Quizás escriba, quizás no. Anécdotas o historias cortas.

MIL Y UNA VIDAS

Vivir sin leer sería vivir sin vivir

Esther García Sanz

Sonrisa a tiempo completo, lectora apasionada y escritora en proceso

La Nave Invisible

Navega y descubre autoras de fantasía y ciencia ficción.

M. Floser

Relatos y promoción de autores.

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

El cuaderno de la coleccionista

Hay quien colecciona sellos, cromos, discos...Y luego estoy yo, que colecciono historias.

La Tecla de la Vida

(por cada tecla, un latido de corazón)

En el Jardín Inglés

• donde lo que nunca ha sido, puede ser •

loslibrosdelossuenos.wordpress.com/

Libros. Esos que te hacen soñar, vivir increibles aventuras, viajar a lugares desconocidos. Los que consiguen hacerte reír y llorar en unas pocas páginas. Los que llenan de vida a sus personajes, alimentan tu imaginación, te emocionan, te interrogan, te excitan, te hacen preguntarte qué pasaría sí... Los que junto a una buena taza de café hacen que una tarde de lluvia se convierta en la mayor aventura de tu vida. Solo tienes que dejarte llevar. Pasa, lee, disfruta.

Into the books

Blog de literatura

Celia Añó

Escritora de fantasía y cuentos ilustrados

Taturro lector

Literatura y desvaríos.

Diario de un gato negro

Libros, escritura, novedades y reflexiones

El primer capítulo

Blog literario

La Brújula

"Lo esencial es invisible para los ojos"

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

A %d blogueros les gusta esto: