Inventízate: El verdadero reino

Con las campanadas, se cerraba el entierro del rey Organa. Tras casi medio siglo de mandato, la edad pudo con él.

Sin lugar a dudas se había tratado de un pionero que había logrado crear en Kertack un lugar idílico para vivir. Sin contaminación, a base de energía limpia y renovable, sin criminales ni delitos gracias a los sistemas de seguridad robótica. Un lugar de ensueño donde la humanidad vivía feliz y a salvo.

Todos habían salido del velatorio de su majestad, excepto su querida hija, la cual lloraba desconsolada la perdida.

Un hombre entró en la sala y se acercó a la princesa, pronto reina de Kertack. Esperó pacientemente, sin intención de interrumpir el consuelo que pudiera darle el llanto. Su labor, como gestor y administrador de la corte, era llevar a cabo toda la documentación de palacio, tanto interna como externa, por eso estaba allí.

Unos minutos después, la princesa se giró, tras haberse desahogado y se acercó al hombre.

–Majestad –dijo este–, lamento mucho la pérdida de su padre. Fue un gran hombre y siempre será recordado como tal.

–Muchas gracias –dijo la joven–. ¿Qué deseabais?

El hombre sacó un sobre del interior de su chaqueta y lo extendió hacia ella.

–Esta carta es para vos, majestad –dijo–. La escribió vuestro padre hace muchos años y me obligó prometer que os la haría llegar el día de su muerte.

La princesa cogió el sobre y comprobó que la caligrafía del exterior era la de su difunto padre. Se encontraba cerrado y sellado con el lacre de palacio.

–Muchas gracias, lo leeré en cuanto pueda.

El hombre agachó la cabeza a modo de reverencia y salió de la sala, alejándose por los pasillos del palacio.

La joven se sentó en una de las butacas dispuestas frente al féretro y se dispuso a abrir el sobre.

En su interior encontró algunas hojas, con la letra irregular de su padre y una sonrisa se dibujó en su cara. A pesar de la edad y de llevar tantos años como rey, nunca puso interés en escribir ni formarse correctamente. “Soy un rey del pueblo” solía decir.

Desplegó las hojas y comenzó a leer, sabiendo que no tardaría mucho en empezar a llorar:

«Querida Leia, esta carta debía serte entregada en el día de mi muerte, así que espero que al menos, esta fuera apacible.

»Te escribo  por una razón que me atormenta desde el día que naciste. No soy el padre valeroso ni el rey misericorde que tú conoces. Durante décadas he vivido una mentira, atormentándome día y noche,  y espero que, contándotela, al menos no cometas los mismos errores que yo cometí.»

Las lágrimas empezaron a resbalar por el rostro de la princesa, quién se vio obligada a secarlas con un pañuelo para poder seguir leyendo.

«La historia habla de un joven de veinte años que descubrió una fuente de energía única y limpia; de un joven que unió a los supervivientes de un planeta al borde de la destrucción en una misma ciudad; de un hombre que logró traer esperanza a un mundo de dolor. Pero ese hombre no soy yo. Nunca lo he sido.

»Todo fueron historias inventadas por tu tío Sven, para lograr hacernos con algo de poder en este mundo corrupto y enfermo. Si es cierto que todos los habitantes de Kertack son felices, pero porque no conocen la verdad, y espero que tú la entiendas y sepas mantenerla oculta, como tanto tiempo la mantuve yo.

»No existe la fuente de energía limpia, no hemos dejado atrás la contaminación ni los residuos, solo los escondimos. Tu tío y yo, junto con algunos de los supervivientes del holocausto nuclear, decidimos inventar esa historia. Nuestra intención era atraer a otros supervivientes del resto del planeta, unirlos a nosotros y crear una comunidad.

»Al principio fue difícil, todos querían saber de esa fuente de energía. Nos vimos obligados a usar la fuerza más de una vez para que se uniesen a nosotros, pero no como ciudadanos, sino como mano de obra. Durante más de quince años, esclavizamos a miles de personas para construir el Kertack que hoy conoces, con amenazas y falsas promesas de liberación.

»Mientras ellos trabajaban en la superficie, un grupo seleccionado por tu tío Sven se encargaba de construir una fábrica en una mina subterránea que encontramos cerca del asentamiento inicial. Una mina abarrotada de minerales y petróleo, los cuales usamos para mantener la ciudad activa.

»En esos quince años, la ciudad se terminó y la fábrica comenzó a ser operativa, manteniendo Kertack vivo. La mano de obra fue enviada al subsuelo, para seguir trabajando en la producción de energía. Muchos murieron con el tiempo debido a la contaminación, por lo que tuvimos que conseguir nueva mano de obra y hacer salir esa contaminación al exterior, bien alejada de la ciudad. Por eso en el horizonte nunca se ve nada, Kertack se encuentra rodeada por contaminación, la misma que nosotros creamos.

»Con el tiempo fueron llegando supervivientes a la ciudad, atraídos por los rumores de la energía limpia. Muchos pasaron a formar parte de los habitantes, otros fueron enviados a la fábrica. Unos años después, teníamos cientos de personas poblando nuestra ciudad utópica. Poco a poco, íbamos evolucionando.

»Conseguimos técnicos de distintos ámbitos, ingenieros, doctores, científicos, todo lo que necesitaba una comunidad para avanzar. Con su ayuda logramos mejorar Kertack y, de manera indirecta, las funciones de la fábrica. Por desgracia, cuantos más éramos en la ciudad, más mano de obra nos hacía falta, y más polución generábamos. Por eso se creó el proyecto de la cúpula.

»Esa cúpula logrará aislarnos del exterior, permitiendo que sigamos recibiendo la luz del sol. Los ingenieros que trabajan para la corte han desarrollado sistemas de filtrado y limpieza de aire, los cuales nos permitirán seguir viviendo como hasta ahora, sanos y sin contaminación. Nuestros viveros podrán seguir creciendo y las granjas se podrán mantener en funcionamiento. Seguiremos siendo la ciudad limpia que somos, pero debes de afrontar tu destino.

»En mi despacho, el cual ahora será tuyo, hay una falsa pared que se abre moviendo el libro “Fundición, de Isaac Asimov” de la librería. Se trata de un ascensor. El código de acceso al nivel del subsuelo es 0–2–0–1–1–9–2–0. Allí habrá otro despacho donde encontrarás toda la información que necesitas para seguir adelante con Kertack.

»Ten plena confianza en el consejo y en tu tío Sven, ellos te guiaran por el camino correcto.

»Lamento mucho que tengas que conocer la verdad de esta manera, pero nunca he tenido el valor de contártela cara a cara. Espero que algún día entiendes que lo hice por un bien mayor y logres perdonarme.

»Siempre te he querido y siempre te querré.

»Papá.»

Leia se quedó unos segundos leyendo la última palabra, sin llegar a creer que aquella carta hubiese sido escrita por su difunto padre, por el héroe que ella conocía.

Se levantó de la butaca y se dirigió al despacho del rey. La esperanza combatía con la rabia en su interior, no sabiendo como reaccionar ante aquella carta. ¿Sería cierta o se trataría de delirios de un anciano? Quizás se tratase de una falsificación, aunque la letra era casi idéntica.

Entró al despacho y cerró la puerta tras ella con llave. Se puso frente a la librería y comenzó a buscar el libro. Esta estaba llena de tomos raidos y envejecidos por el tiempo. Sin duda restos de la civilización antes del holocausto.

Encontró el libro entre unos tomos grandes y amarillentos. Con el dedo lo empujó y este cedió hacia dentro; un sonido a sus espaldas le indicó que algo se había abierto. Se giró y vio que una de las paredes se había desplazado dejando acceso a un ascensor oculto. Las piernas empezaron a fallarle.

Accedió al ascensor y sacó la carta del bolsillo para buscar el código para activarlo. Lo pulsó y este comenzó a descender. No sabía cómo iba de rápido, pero tardo casi dos minutos en detenerse, por lo que debía de estar a una gran profundidad.

La puerta se abrió y accedió a un nuevo despacho, levemente iluminado. No había más que una gran mesa llena de documentos, posiblemente los que le dijera su padre en la carta, una silla, y algunos archivadores en una de las paredes.

Leia atravesó lentamente el despacho, mientras observaba todo, dirigiéndose a la puerta. Cogió el pomo y, por unos instantes, su mente le obligó a volverse por donde había venido. Respiró hondo y abrió la puerta.

Frente a ella se abría una gran bóveda excavada en la roca, de varios cientos de metros de altura. Varías construcciones enormes poblaban el suelo de esta, sin duda las fábricas, por sus enormes chimeneas que escupían humo negro como la noche. Entre ellas, miles de chabolas poblaban la caverna, sin duda, hogar de todos los que eran esclavizados allí abajo.

La carta era real.

Leia comenzó a llorar de pena al ver la verdadera cara de su reino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

Morada de Relatos

Ciencia ficción, Fantasía y Terror

Danza de Letras

Al son de las palabras

Luna de Hielo

“Creando otros mundos para que este valga la pena, no importa el medio”

inca trail to machupicchu

inca trail to machupicchu, cheap inca trail, machupicchu inca trail, cheap inca trail to machupicchu

Benjamin de jesus

La clave del éxito es ser constante en todo, trabajar mucho y tener FE

COMO SER POETA SIN MORIR

página web de Mero S. Myers

Alescritor

Relatos cortos y proyectos de escritor

Fábulas estelares

De lecturas, lenguajes y naves espaciales

En la orilla de Misly

Amo, luego vivo.

Elia Santos

La vida en Poesía

juanfernandezweb

Conceptos básicos de los seres humanos para la vida, el conocimiento y la voluntad como factores determinantes en la felicidad de los seres humanos.

Glykós Katharsis

Este espacio constituye mi pequeño cosmos y es un fiel reflejo de mí; alberga escritos sobre todo aquello que me gusta, me apasiona, me interesa y me infunde curiosidad. Para leer alguna de mis entradas, selecciona la ''categoría'' que sea de tu preferencia , o bien, echa un vistazo a lo ''más visto'' Todo lo publicado es de mi autoría.

Pensamientos del Artesano

Nunca Pensar Distinto

Apuntes sobre Cine

Crítica de Cine

Laura Morán Iglesias

Página web y blog de Laura Morán, escritora de fantasía y ficción.

Ilusión en proceso de aprendizaje

Así soy, vivo, pienso, siento y escribo...

srtox

Relatos de la actualidad reales , sensuales , intriga y mucho más

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

Bebé a Mordor

Blog de una madre friki que viaja en familia con sus hijos

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

侘・寂

Ficción, no ficción. Quizás escriba, quizás no. Anécdotas o historias cortas.

MIL Y UNA VIDAS

Vivir sin leer sería vivir sin vivir

Esther García Sanz

Sonrisa a tiempo completo, lectora apasionada y escritora en proceso

La Nave Invisible

Navega y descubre autoras de fantasía y ciencia ficción.

M. Floser

Relatos y promoción de autores.

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

El cuaderno de la coleccionista

Hay quien colecciona sellos, cromos, discos...Y luego estoy yo, que colecciono historias.

La Tecla de la Vida

(por cada tecla, un latido de corazón)

En el Jardín Inglés

• donde lo que nunca ha sido, puede ser •

loslibrosdelossuenos.wordpress.com/

Libros. Esos que te hacen soñar, vivir increibles aventuras, viajar a lugares desconocidos. Los que consiguen hacerte reír y llorar en unas pocas páginas. Los que llenan de vida a sus personajes, alimentan tu imaginación, te emocionan, te interrogan, te excitan, te hacen preguntarte qué pasaría sí... Los que junto a una buena taza de café hacen que una tarde de lluvia se convierta en la mayor aventura de tu vida. Solo tienes que dejarte llevar. Pasa, lee, disfruta.

Into the books

Blog de literatura

Celia Añó

Escritora de fantasía y cuentos ilustrados

Taturro lector

Literatura y desvaríos.

Diario de un gato negro

Libros, escritura, novedades y reflexiones

El primer capítulo

Blog literario

La Brújula

"Lo esencial es invisible para los ojos"

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

A %d blogueros les gusta esto: