Cap. 05: Un despacho con vistas

—Guzmán ¿te encuentras bien?

Riera estaba ante él, mirándolo extrañadamente.

—Si perdona, me había quedado recordando unas cosas. Ese cristal –exclamó volviendo al tema principal de la conversación—, no creo que fuese roto por el asesino.

—¿Por qué lo dices? –preguntó Riera volviendo la vista hacia el suelo.

Guzmán se agachó junto a los cristales y se ajustó de nuevo las gafas. Riera se arrodilló a su lado.

—Los cristales están fuera del coche, no dentro. Eso significa que el golpe lo dieron desde dentro hacia fuera. Posiblemente por la victima al no poder salir del vehículo por cualquier causa o quizás porque el propio asesino se encontraba dentro del coche con él. Hay muchas posibles hipótesis.

—Ya se encargaran de averiguarlo los de pruebas ¿Tú qué opinas de todo esto? Una puta muerta y lo que parece ser su chulo desaparecido. Tiene toda la pinta de un ajuste de cuentas entre proxenetas, o algo por el estilo.

—Es posible, pero yo no lo veo del todo claro todavía. Creo que de haberse tratado de un ajuste, la puta hubiera aparecido muerta encima de la arena, y el chulo a su lado. No se, pero hay algo que hace que esto no me huela bien. Si quieres cargarte a alguien no lo asfixias y lo entierras en la arena, y mucho menos, das un parte de ello a uno de los periódicos más conocidos de la zona. Hay algo enrevesado en todo esto.

—Perfecto, porque te vas a encargar del caso —exclamó Riera incorporándose.

—¿Esta seguro, inspector? –pregunto Guzmán con la mirada fija en la playa donde el equipo forense trasladaba el cadáver al interior del vehículo. Parecía ser que el juez ya se había personificado por allí.

—Completamente; así te despejas un poco de todo eso del hospital. ¡Y te dejo a la prensa toda para ti! Se que siempre te ha gustado tratar con ella. Con sus voces y sus preguntas estúpidas, sin contar con sus quejas a supuestos amigos íntimos que son superiores nuestros y tal, y tal. Además está tu queridísima amiga del alma. –exclamó sonriendo.

Riera se refería a una conocida periodista de un periódico local que anteriormente ya había protagonizado varios altercados. Uno de ellos, para él el más grave, en el accidente de su esposa.

“—¡Detective Guzmán! –gritó una joven que se acercó a él corriendo mientras traspasaba los camiones de bomberos y salía del cruce—. Soy Linda Cuadros, del Diario de Levante. Los rumores indican que su esposa se saltó el semáforo en rojo provocando el accidente. ¿Tiene usted algo que declarar al respecto?

Guzmán siguió caminando hacia su coche, apartándose de la zona del accidente.

Cuando tengamos todo esto desalojado de mirones y de la prensa se producirá una investigación de la situación y sabremos que fue lo que ocurrió exactamente y quien fue el responsable de la colisión.

La reportera siguió caminando detrás de él con la grabadora en la mano.

Algunos agentes con los que he podido hablar dicen que su mujer conducía bajo los efectos del alcohol. ¿Es eso cierto, detective?

Guzmán se encaró con la mujer, furioso y con los ojos inyectados en sangre. Su mujer había tenido problemas con el alcohol a consecuencia de un caso que perdió sobre un hombre que tenía varias denuncias por malos tratos, hasta que mató a su mujer, pero de eso hacía mucho tiempo y había sido tratada en un centro especial para la desintoxicación. Habían tenido muchísimas discusiones al respecto y más de una vez habían estado a punto de divorciarse, hasta que ella entró en razón y aceptó seguir un tratamiento especializado.

¡Mi mujer no bebe! ¡Y mucho menos cuando se encuentra al volante de un vehículo! Mas le vale que no vuelva a decir semejante tipo de estupideces y mucho menos a publicarlas o de lo contrario, yo mismo me encargaré de que se vea ante un juez por injurias y que lo único que escribasea la lista de la compra, ¿entendido?

La reportera no se asustó ante la seria amenaza que le acababa de hacer el detective.

Según unos informes que casualmente han llegado a mis manos y que tengo bien guardados, su mujer estuvo ingresada durante varios meses en un centro de desintoxicación de muy alto nivel debido a problemas con el alcohol. Se de buena tinta que su mujer bebía, y si lo hacía antes es posible que haya bebido hoy también.

Guzmán no hizo caso el comentario y caminó de nuevo dirección a su coche. La reportera volvió a atacar.

¿Es cierto que usted y su mujer están pasando por un mal momento? Se rumorea que usted mantiene relaciones personales con cierta compañera del cuerpo de la cual todavía no he podido averiguar el nombre, pero que tenga claro que no tardare mucho en hacerlo. ¿Es posible que se tratase de un intento de suicidio por parte de su esposa?

Guzmán fuera de sí alargó la mano y cogió a la reportera de la camisa. Antes de que la levantase en vilo, el comisario, que se había personificado en el lugar del accidente al enterarse de que se trataba de la esposa de Guzmán, se acercó a él y le puso una mano en el hombro.

Guzmán, no merece la pena. Déjala.

Este seguía cogiendo a la reportera, y con un giro brusco, hizo que esta impactase contra el lateral del coche donde él la seguía sujetando.

Por favor Guzmán, déjalo. No es bueno que te metas en más marrones. No merece la pena. Ya pagará por su falta de respeto. Por favor.

El detective la soltó y se volvió al coche. El comisario se encargó de espantar a los periodistas.

Y en lo que a usted respecta señora… —exclamó este.

Señorita, si no le importa.

Me importa una mierda. Le aviso de que la próxima vez que la vea cerca de este hombre o de cualquiera de sus familiares, haré que la detengan, ¿de acuerdo? No me obligue a pedir una orden de alejamiento al juez. Y ahora circule, por favor.

Guzmán arrancó su coche y desapareció de allí. El comisario tenia toda la razón del mundo, ya habían ya demasiados problemas en su vida como para empeorar las cosas con una agresión a una periodista estúpida.”

Cuando Guzmán y Riera salieron del parking subterráneo, el cordón policial había sido invadido por varios reporteros de la prensa y una cámara de Canal 9 además de los típicos mirones de turno. El detective Guzmán, tras despedirse del inspector, se dirigió hacia su coche. Tuvo que traspasar el cordón y fue abordado por los enviados de la prensa.

—¿Es cierto lo que ha publicado la prensa esta mañana?

—¿Cómo se ha filtrado la noticia?

—Agente ¿se trata de un ajuste de cuentas entre bandas rivales?

—¿Cómo fue estrangulada? –pregunto uno de los enviados de la televisión.

—¿Es cierto que estaba enterrada completamente desnuda en la playa?

El detective abrió la portezuela de su Opel a la vez que se dirigía a los periodistas.

—Lo siento, pero el juez ha decretado el secreto de sumario. Pero aun así veo que están ustedes bastante informados. Gracias. Ya hablaremos con ustedes cuando tengamos el asunto resuelto.

—Detective, soy Linda Cuadros, para el Diario de Levante. ¿Es verdad que el cuerpo de la persona que conducía el coche ha desaparecido sin dejar ninguna prueba incriminatoria?

—Se quien es usted, señorita Cuadros. Repito que el caso está bajo secreto de sumario.—Mi informador dijo que esta era la primera muerte, pero que se esperan más. ¿Qué represalias tomarán los Cuerpos del Estado ante esta seria amenaza?

—Le informó de que pronto será llamada usted a declarar Señorita Cuadros. Buenos días.

Dicho esto, se introdujo en el coche y se marchó dirección a la comisaría. Linda Cuadros se quedó mirando fijamente el vehículo hasta que desapareció de su vista en una de las curvas del cruce.

Capítulo anterior                     Capítulo siguiente
Anuncios

2 comentarios sobre “Cap. 05: Un despacho con vistas

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

Morada de Relatos

Ciencia ficción, Fantasía y Terror

Danza de Letras

Al son de las palabras

Luna de Hielo

“Creando otros mundos para que este valga la pena, no importa el medio”

inca trail to machupicchu

inca trail to machupicchu, cheap inca trail, machupicchu inca trail, cheap inca trail to machupicchu

Benjamin de jesus

La clave del éxito es ser constante en todo, trabajar mucho y tener FE

COMO SER POETA SIN MORIR

página web de Mero S. Myers

Alescritor

Relatos cortos y proyectos de escritor

Fábulas estelares

De lecturas, lenguajes y naves espaciales

En la orilla de Misly

Amo, luego vivo.

Elia Santos

La vida en Poesía

juanfernandezweb

Conceptos básicos de los seres humanos para la vida, el conocimiento y la voluntad como factores determinantes en la felicidad de los seres humanos.

Glykós Katharsis

Este espacio constituye mi pequeño cosmos y es un fiel reflejo de mí; alberga escritos sobre todo aquello que me gusta, me apasiona, me interesa y me infunde curiosidad. Para leer alguna de mis entradas, selecciona la ''categoría'' que sea de tu preferencia , o bien, echa un vistazo a lo ''más visto'' Todo lo publicado es de mi autoría.

Pensamientos del Artesano

Nunca Pensar Distinto

Apuntes sobre Cine

Crítica de Cine

Laura Morán Iglesias

Página web y blog de Laura Morán, escritora de fantasía y ficción.

Ilusión en proceso de aprendizaje

Así soy, vivo, pienso, siento y escribo...

srtox

Relatos de la actualidad reales , sensuales , intriga y mucho más

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

Bebé a Mordor

Blog de una madre friki que viaja en familia con sus hijos

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

侘・寂

Ficción, no ficción. Quizás escriba, quizás no. Anécdotas o historias cortas.

MIL Y UNA VIDAS

Vivir sin leer sería vivir sin vivir

Esther García Sanz

Sonrisa a tiempo completo, lectora apasionada y escritora en proceso

La Nave Invisible

Navega y descubre autoras de fantasía y ciencia ficción.

M. Floser

Relatos y promoción de autores.

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

El cuaderno de la coleccionista

Hay quien colecciona sellos, cromos, discos...Y luego estoy yo, que colecciono historias.

La Tecla de la Vida

(por cada tecla, un latido de corazón)

En el Jardín Inglés

• donde lo que nunca ha sido, puede ser •

loslibrosdelossuenos.wordpress.com/

Libros. Esos que te hacen soñar, vivir increibles aventuras, viajar a lugares desconocidos. Los que consiguen hacerte reír y llorar en unas pocas páginas. Los que llenan de vida a sus personajes, alimentan tu imaginación, te emocionan, te interrogan, te excitan, te hacen preguntarte qué pasaría sí... Los que junto a una buena taza de café hacen que una tarde de lluvia se convierta en la mayor aventura de tu vida. Solo tienes que dejarte llevar. Pasa, lee, disfruta.

Into the books

Blog de literatura

Celia Añó

Escritora de fantasía y cuentos ilustrados

Taturro lector

Literatura y desvaríos.

Diario de un gato negro

Libros, escritura, novedades y reflexiones

El primer capítulo

Blog literario

La Brújula

"Lo esencial es invisible para los ojos"

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

A %d blogueros les gusta esto: