NaNoWriMo 2016: Leyes de maletín – Parte 05

Casi una semana era lo que había pasado desde que Guzmán recibió el maletín con los supuestos datos de la trama de corrupción. No había vuelto a tener noticias del misterioso contratante, ni de sus guardaespaldas.

Aún no lo había abierto, ni siquiera para comprobar el contenido. Con el tema del despacho nuevo y sacar los restos que se pudiesen salvar del incendio del antiguo, no solo no había tenido tiempo, sino que ni siquiera había podido investigar acerca del supuesto intento de asesinato del que aquel personaje había sido víctima.

Estaba en su casa, terminando de vestirse para ir a tomar café  al “Cadillac’s Cofee” y ver a Rosa cuando sonó el teléfono. Dejó el zapato que estaba intentando ponerse en el suelo y, descalzo, fue hasta la mesita de noche para coger el móvil y contestó sin siquiera mirar la pantalla.

—¿Dígame? —dijo mientras volvía a sentarse a los pies de la cama y recogía el zapato del suelo para ponérselo.

La voz de Rosa sonó desde el otro lado de la línea.

—Eloy, ¿Estas viendo las noticias? —preguntó.

Este se quedó unos segundos en blanco antes de contestar.

—¿Rosa? No, estaba terminando de vestirme para ir a tomar café allí.

La camarera del “Cadillac’s Cofee” le respondió agitada.

—Pon las noticias ahora mismo.

Guzmán resopló enfurruñado mientras volvía a dejar caer el zapato en el suelo y se levantaba camino al comedor.

—¿Qué cadena? —preguntó a Rosa mientras cogía el mando y encendía el televisor.

—La primera.

Guzmán empezó a cambiar de canal buscando el que le había dicho Rosa mientras pensaba que tenía que volver a ordenar los canales. Apareció La Primera. Hablaban sobre unos pescadores que habían encontrado un vehículo en el agua, en el puerto de Alicante. Al parecer, unas redes se habían enganchado en él y al zambullirse para desenredarlas habían visto el coche.

—Vale ya lo veo —dijo Guzmán—. ¿Y bien?

—Espera a que salga el coche.

Guzmán siguió observando como entrevistaban a uno de los pescadores mientras en el fondo se veían varios coches de policía y una ambulancia. La entrevista terminó y, mientras cerraban la noticia varias imágenes resumiendo el vídeo aparecieron en pantalla.

—Ahí —gritó Rosa.

En el momento del grito una imagen de un todoterreno granate subido a una grúa apareció en pantalla. Guzmán se quedó helado.

—¿No es ese…? —dijo Rosa sin terminar la pregunta.

Guzmán asintió como si la camarera lo estuviese viendo.

—Eso creo —contestó apagando la tele—. Ahora nos vemos. Voy a terminar de vestirme.

Colgó el teléfono, volvió al dormitorio a terminar de ponerse los zapatos y abrió el armario. Sacó un maletín de él. Cogió de nuevo el teléfono y salió de casa, dirección al “Cadillac’s Cofee”.

Tardó poco mas de veinte minutos en llegar a la cafetería. Como siempre a esas horas, había bastante bullicio, el cual solía desaparecer poco después al irse todo el mundo a trabajar.

Guzmán cerró la puerta tras él y se dirigió a la única mesa libre que había. Una con el cartel de reservado. Esa era “su” mesa, donde siempre desayunaba. No se trataba de un hombre de manías o costumbres, pero estaba bien situada y alejada de la zona de la caja registradora, donde se montaba siempre el barullo de gente. Allí solía leer su periódico tranquilamente y era, desde que se incendió su despacho, el sitio donde acostumbraba a ir a trabajar en sus casos, mientras habilitaba el otro despacho.

Rosa le saludó con la cabeza cuando le vio entrar, mientras servía unas tostadas a un cliente y cobraba a otro.

Guzmán se acomodó en su banco y dejó el maletín sobre la mesa. Se giró hacia la mesa de atrás y les preguntó si podía coger el periódico que se encontraba doblado en la esquina. La pareja que estaba desayunando asintió despreocupada.

Lo desplegó y empezó a buscar detenidamente en todas las noticias algo relacionado con lo que había visto en la televisión poco antes. Tras repasar todo el periódico sin encontrar nada lo dejó de nuevo sobre la mesa.

Rosa llegó con un café humeante y se lo dejó frente a él.

—Enseguida estoy contigo —dijo mientras volvía a alejarse dirección a la barra.

Los clientes de la cafetería poco a poco fueron saliendo de esta, para incorporarse a sus puestos de trabajo. En pocos minutos solo quedaban Guzmán y Rosa en la misma.

La camarera llegó con la jarra de café y relleno la taza de Guzmán. Luego la dejó sobre la mesa y se sentó frente a él.

—¿Y bien? —preguntó muerta de la curiosidad.

Guzmán se encogió de hombros.

—Se exactamente lo mismo que tu —dijo antes de llevarse la taza a los labios y dar un sorbo.

Rosa estaba hecha un manojo de nervios.

—Vamos a ver. Te marchas en un coche que llevaba tres días vigilándote, me dices que te han propuesto un trabajo que no sabes si vas a aceptar y una semana después aparece el coche en el fondo del mar con un tío dentro y ¿no sabes nada?

Guzmán dejo la taza sobre la mesa.

—¿Has dicho que había alguien dentro del coche?

Ella asintió con la cabeza.

—Si, eso han dicho en las noticias. Pero no han especificado.

Guzmán sacó el teléfonomóvil del bolsillo y marcó un numero. Espero unos instantes hasta que contestaron.

—Elías, buenos días soy Guzmán —dijo al teléfono—. ¿Cómo va todo?

Siguió hablando y manteniendo una conversación trivial, típica de cuando se pasa un tiempo sin hablar por teléfono con alguien.

—Te llamaba por el tema del coche que habéis sacado del agua esta mañana —esperó mientras le contestaban del otro lado de la línea—. Entiendo que es un caso abierto pero solo una pregunta. ¿El coche tiene un golpe en la defensa delantera y el interior de atrás es de cuero blanco?

Durante unos segundos permaneció callado y luego asintió con la cabeza.

—Ok, muchas gracias —dijo Guzmán—. ¿Cuándo puedo pasarme por tu despacho para comentarte sobre esta gente?… Vale, estamos en contacto, un abrazo.

Guzmán colgó y se guardó el teléfono en la chaqueta.

—Pues si es el coche en el que estuve yo. Y si que había alguien al volante.

Rosa se quedó mirando el maletín que había sobre la mesa.

—Yo creo que ya no hay motivos para seguir teniendo el maletín cerrado. Después de saber que se han cargado a alguien en el coche en el que estabas, ¿Qué más te hace falta?

Guzmán volvió a tomar un sorbo del café de su taza. En ese momento la puerta se abrió y entró una pareja.

Rosa se levantó de la mesa para atenderlos, pero antes se giró hacia Eloy.

—Mas te vale que cuando vuelva esté el maletín abierto.

Guzmán sonrió mientras veía como se alejaba a acomodar a la pareja para desayunar. Volvió la vista al maletín y su rostro se puso serio. Lo que fuese que había allí dentro era lo bastante importante como para atentar contra una persona y quitarse a otra de en medio. Lo cogió y lo puso delante suya. Con los dedos empezó a tamborilear sobre él, sopesando los pros y los contras de ese caso. Si lo aceptaba, podría destapar algo gordo, pero estaba claro que iba a ponerse en peligro. Él y la gente de su alrededor.

Decidió que lo mejor era tener un seguro, por si le pasara algo, así que cogió su teléfono y empezó a escribir un mensaje. Necesitaba a alguien que estuviese dispuesto a todo y que fuese capaz de  sacar a la luz lo que el no pudiese. Linda Cuadros era la persona ideal.

Linda, soy Eloy Guzmán. Necesitaría tu consejo y ayuda para un posible caso de gran repercusión. Estaré en el Cadillac’s Coffee las próximas horas. Gracias.”

A Linda la conoció algunos años atrás, cuando el accidente de su mujer y, la verdad, que se llevaban a matar. Luego mas adelante le fue de gran ayuda en un caso del asesino en serie que intentó matarle y que lo dejó cojo de por vida. Era una periodista sin pelos en la lengua y sabía que podría serle de gran ayuda. No sabía si después de tanto tiempo, iba a querer trabajar con él, ni siquiera si seguía teniendo el mismo número, pero por probar no perdía nada.

El teléfono vibró sobre la mesa con la entrada de un mensaje. Guzmán sonrió al leer que Linda iba de camino. Llamó a Rosa y le pidió un poco mas de café.

Capítulo anterior                     Capítulo siguiente
Anuncios

4 comentarios sobre “NaNoWriMo 2016: Leyes de maletín – Parte 05

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

Morada de Relatos

Ciencia ficción, Fantasía y Terror

Danza de Letras

Al son de las palabras

Luna de Hielo

“Creando otros mundos para que este valga la pena, no importa el medio”

inca trail to machupicchu

inca trail to machupicchu, cheap inca trail, machupicchu inca trail, cheap inca trail to machupicchu

Benjamin de jesus

La clave del éxito es ser constante en todo, trabajar mucho y tener FE

COMO SER POETA SIN MORIR

página web de Mero S. Myers

Alescritor

Relatos cortos y proyectos de escritor

Fábulas estelares

De lecturas, lenguajes y naves espaciales

En la orilla de Misly

Amo, luego vivo.

Elia Santos

La vida en Poesía

juanfernandezweb

Conceptos básicos de los seres humanos para la vida, el conocimiento y la voluntad como factores determinantes en la felicidad de los seres humanos.

Glykós Katharsis

Este espacio constituye mi pequeño cosmos y es un fiel reflejo de mí; alberga escritos sobre todo aquello que me gusta, me apasiona, me interesa y me infunde curiosidad. Para leer alguna de mis entradas, selecciona la ''categoría'' que sea de tu preferencia , o bien, echa un vistazo a lo ''más visto'' Todo lo publicado es de mi autoría.

Pensamientos del Artesano

Nunca Pensar Distinto

Apuntes sobre Cine

Crítica de Cine

Laura Morán Iglesias

Página web y blog de Laura Morán, escritora de fantasía y ficción.

Ilusión en proceso de aprendizaje

Así soy, vivo, pienso, siento y escribo...

srtox

Relatos de la actualidad reales , sensuales , intriga y mucho más

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

Bebé a Mordor

Blog de una madre friki que viaja en familia con sus hijos

El Desgranante

Despertador de sentimientos.

侘・寂

Ficción, no ficción. Quizás escriba, quizás no. Anécdotas o historias cortas.

MIL Y UNA VIDAS

Vivir sin leer sería vivir sin vivir

Esther García Sanz

Sonrisa a tiempo completo, lectora apasionada y escritora en proceso

La Nave Invisible

Navega y descubre autoras de fantasía y ciencia ficción.

M. Floser

Relatos y promoción de autores.

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

El cuaderno de la coleccionista

Hay quien colecciona sellos, cromos, discos...Y luego estoy yo, que colecciono historias.

La Tecla de la Vida

(por cada tecla, un latido de corazón)

En el Jardín Inglés

• donde lo que nunca ha sido, puede ser •

loslibrosdelossuenos.wordpress.com/

Libros. Esos que te hacen soñar, vivir increibles aventuras, viajar a lugares desconocidos. Los que consiguen hacerte reír y llorar en unas pocas páginas. Los que llenan de vida a sus personajes, alimentan tu imaginación, te emocionan, te interrogan, te excitan, te hacen preguntarte qué pasaría sí... Los que junto a una buena taza de café hacen que una tarde de lluvia se convierta en la mayor aventura de tu vida. Solo tienes que dejarte llevar. Pasa, lee, disfruta.

Into the books

Blog de literatura

Celia Añó

Escritora de fantasía y cuentos ilustrados

Taturro lector

Literatura y desvaríos.

Diario de un gato negro

Libros, escritura, novedades y reflexiones

El primer capítulo

Blog literario

La Brújula

"Lo esencial es invisible para los ojos"

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

A %d blogueros les gusta esto: